Habock aplica el Helimulching, una de las técnicas más eficaces para la recuperación del suelo tras un incendio forestal

heiimulching

Los medios aéreos no sólo contribuyen a la extinción de incendios forestales, sino que también son una herramienta muy útil para la recuperación del suelo posteriormente.

Esto se logra gracias a la técnica del Helimulching, que consiste en el lanzamiento de paja desde el aire. Esta práctica tiene una gran ventaja: evita la erosión del terreno, el arrastre de cenizas después de un incendio, y la contaminación de las aguas.

Comunidades como Galicia o Castilla y León utilizan el Helimulching en estas situaciones, aplicando al suelo una capa protectora de paja de cereales, generalmente, de trigo.

El Helimulching, una técnica estadounidense

El nacimiento del Helimulching se localiza en Estados Unidos, y no fue hasta 2013 cuando llega a nuestro país. El uso del helicóptero en la aplicación de esta técnica permite llegar a zonas de difícil acceso.

“Nosotros utilizamos esta técnica haciendo uso de una eslinga, de 15 a 18 metros de longitud, con un gancho remoto. Esto quiere decir que el piloto puede abrir el gancho, y arrojar la paja, que se transporta en una malla”, afirma Gustavo Cifuentes, piloto de Habock Aviation, en la entrevista realizada a RTVE,  “La operación consiste en volar hacia la zona de incendios marcada, y, desde el helicóptero, lanzar los fardos de paja”. Desde el siguiente enlace se puede escuchar la entrevista completa.

entrevista

 

El Helimulching es una técnica que requiere de expertos para decidir dónde se realiza y cuántos lanzamientos son necesarios, calculándose que pueden ser necesarios entre 20 y 30 en una hora. Para la operación es necesario un equipo preparado y cualificado:

“Mientras tú llevas una red, un equipo en tierra tiene otra preparada, de manera que cuando tú vuelves a la zona de acopio, sueltas la red vacía e inmediatamente coges la otra para volver a volar a la zona de descarga”, dice Cifuentes, “no se deja nada a la improvisación: sabemos la distancia de las líneas, qué tiene que hacer el personal en tierra, lo que tiene que hacer el piloto, como se tiene que lanzar, a qué altura… las medidas de seguridad no se toman in situ, vienen de antes, de un estudio previo”.

“Aparte de nuestra experiencia en esta técnicas, para asegurar el éxito realizamos unos entrenamientos y unas verificaciones anuales, que son impartidas por un instructor en cargas externas”, continúa Cifuentes.

El Helmulching se va, por tanto, consolidando como una medida eficaz para la recuperación de los suelos tras una catástrofe como es un incendio forestal.